Meses antes de lanzarme a los escenarios sin red, sólo con mi vieja guitarra acústica de entonces y una armónica, tenía una serie de canciones que había ido grabando de aquella manera en mi PC. Con mis limitados conocimientos de Cubase y el poder de los midis, había registrado unas cuantas ideas con el deseo de convertirlas en canciones. A algunas de ellas conseguí darles forma y tenerlas mas o menos en condiciones de ser escuchadas por cualquiera, pero desconfiaba y con razón, de mi oído a la hora de mezclarlas. Así que decidí buscar a alguien que supiera darle consistencia y orden a lo que había grabado.

Tras un par de encuentros infructuosos, encontré a Nico Canet de Tiny Room y tras llegar a un acuerdo, decidimos, bueno, él tuvo la opinión y dije que sí a que produjera tres canciones de las 5 o 6 que le envié, de las que además de mezclarlas correctamente, se encargaría de incorporarle una guitarra. Por último, tuve que grabar la voz de nuevo, dado que era mejor el sonido de su estudio que el salón de mi casa.

Y así fue como se gestó Parking Verdaguer (nombre del lugar por donde vivía por entonces).

Lo curioso del asunto fue lo siguiente: Por entonces yo andaba buscando un poco el sonido que quería para Bakinbardi, y cuando Nico y yo hablamos sobre la línea a seguir, la referencia que le mencioné fue un poco el sonido pop rock y electroacústico de Quique González,  y así fue como Nico, partiendo de las canciones que había grabado caminó en esa dirección.

Durante el proceso de producción, yo fui por mi cuenta actuando en bares y poco después Omar y Moi se incorporaron al proyecto y así, de manera natural, descubrí el sonido que debía tener Bakinbardi. Salió solo, sin pretenderlo y por suerte o desgracia no se correspondía con lo que se había hecho en Parking Verdaguer.

Esa fue la razón por la cual nunca se ha ofrecido esta demo como material de Bakinbardi. El trabajo de Nico es incuestionable, porque supo sacar petróleo de cuatro pistas mal grabadas y darle el sonido que se perseguía, solo que cuando lo encontramos yo andaba por otro camino.

El camino por el que aún transitamos.